Morales afirma que la ONU debe velar por el cumplimiento integral del fallo de la CIJ

La Paz y Nueva York, 24 de septiembre / ABI

El presidente Evo Morales ratificó el martes que “Bolivia no renunciará a su derecho de acceder soberanamente al océano Pacífico” y afirmó que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) debe “vigilar y exigir” el cumplimiento del fallo dictado en 2018 por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya sobre la Demanda Marítima.

El 1 de octubre de 2018 la CIJ estableció que Chile no tiene obligación de negociar una salida soberana al mar para Bolivia, pero invocó a sus autoridades a mantener el diálogo, para encontrar una solución al centenario diferendo marítimo.

“Esta decisión judicial no ha terminado la controversia y, al contrario, es explícita en reconocer que subsiste y en destacar que no cierra la posibilidad para que ambos Estados podamos encontrar una solución y por ello la Organización de las Naciones Unidas debe vigilar y exigir el cumplimiento integral de las decisiones de la Corte”, dijo en su intervención en la 74 Asamblea General de ese organismo multilateral.

El jefe de Estado boliviano recordó que el mar es “indispensable para la vida, para la integración y el desarrollo de los pueblos” y dijo que la CIJ estableció que el fallo de la demanda marítima “no debe entenderse como un impedimento a que las partes continúen su diálogo e intercambios en un espíritu de buena vecindad, para atender los asuntos relativos a la situación de enclaustramiento de Bolivia”.

Morales aseguró que, con el cumplimiento de ese fallo “es posible promover un espíritu de buena vecindad y abrir un nuevo tiempo en nuestra relación (Bolivia-Chile) para forjar soluciones mutuamente aceptables y duraderas”.

“Hermanas y hermanos nuestros países enfrentan situaciones diversas y conflictivas que deben ser abordadas de manera soberana y se deben encontrar soluciones a través del diálogo y la negociación a favor de los intereses de nuestros pueblos”, expresó el mandatario.

En 1825 Bolivia nació a la vida independiente con mar; sin embargo, en 1879 Chile invadió el litoral boliviano y, posteriormente, se dio una guerra no declarada que privó al país andino amazónico de 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de territorio.

Para recuperar una salida soberana al Pacífico, Morales decidió llevar en 2013 el centenario diferendo marítimo a la CIJ; si bien el fallo fue adverso para Bolivia cinco años más tarde, en 2018, ese alto tribunal recomendó a ambos países continuar el diálogo para garantizar una “buena vecindad”.