Inicio

JUANCITO PINTO

 

Tamborero de los Colorados.

Juan Pinto, cariñosamente llamado Juancito Pinto era un niño tamborillero del Regimiento Colorados de Bolivia, que murió heroicamente el 26 de mayo de 1880 en la Batalla del Alto de la Alianza.
Juan Pinto nació en 1867 en la provincia de La Paz. Según la prensa de aquellos días, el 17 de abril de 1879, la población despidió a las tropas que se dirigían a la guerra acompañando a los soldados hasta las afueras de la ciudad dando vítores, obsequios y halagos. Ante el entusiasmo cívico muchos jovenzuelos de corta edad se unían a las filas, negándose volver a sus hogares.
Juancito Pinto se enroló al Ejército a la edad de 12 años y se desempeñó como “Corneta de Órdenes y Tamborero”, recibió la rígida disciplina e instrucción militar de la época. Marchó junto a la tropa, en las duras caminatas hacia la costa del pacífico, pero el cansancio y el hambre no doblegaron su temple, la vida de campaña y el trato cuartelario, formaron su carácter.
Juancito Pinto acompañó a los Colorados de Bolivia hasta la población de Tacna, en Perú donde participó en la Batalla del Alto de la Alianza. El 26 de mayo, se enfrentaron las tropas peruana-bolivianas contra el invasor chileno y desde muy temprano, Juancito Pinto, orientaba los despliegues de los valerosos soldados con toques de tambor.
Los soldados peruanos y bolivianos resistieron con decisión y honor, el ataque militar de Chile, desprovistos de municiones y refuerzos, lucharon hasta el último halito de su vida en defensa de Tacna.
Al atardecer de aquel fatídico 26 de mayo, cientos de cuerpos de los soldados yacían sin vida y otros expiraban en delirio. Al no tener órdenes que cumplir Juancito Pinto se aproximó a las trincheras para reconocer a algunos jefes y soldados heridos, conmovido por la tragedia tomó un arma y un morral de municiones, para hacerle frente al enemigo, que procedía a rematar a los heridos.
Manejando con dificultad el arma, Juancito Pinto, corrió en dirección al lugar donde resistían los últimos defensores de Tacna. Ingresando al combate en medio de los feroces estruendos de cañones y ráfagas de la fusilería chilena.
El niño pereció en la batalla, se perdió entre el humo y la pólvora, entre los soldados del valeroso Regimiento Colorados de Bolivia, que sucumbieron en las trincheras del Inti Orko.
El informe a la convención de La Cruz Roja de Ginebra del Ejército boliviano, durante la Campaña del Pacífico, menciona a este pequeño héroe en su edición de 1881.
 

 

Galería de Fotos

Galería Multimedia

VideoAudio

Eventos